Os resumimos la clasificación europea de agentes de mejora de los alimentos: cuáles son, qué hacen y cómo aparecen en los envases.

Si alguna vez habéis leído los ingredientes de productos envasados habréis notado que en muchos casos hay una letra ‘E’ seguida de tres números. Se trata del llamado Número E, una referencia de la normativa europea para clasificar, entre otros, los aditivos alimentarios. Como su nombre indica, los aditivos son sustancias que se añaden a los alimentos para darles o modificarles una propiedad.

Existen aditivos de varias procedencias, naturales y artificiales y, entre otros, se utilizan para conservar (antioxidantes, conservantes…), modificar el sabor (edulcorantes, reguladores de acidez…) o alterar la textura y la apariencia (emulgentes, colorantes, estabilizadores…). Además de los aditivos, los alimentos también pueden tener enzimas aromas.

Estos, junto con los aditivos, son lo que se conoce como agentes de mejora de los alimentos. Hay que tener en cuenta esta clasificación al interpretar una etiqueta, puesto que la normativa europea no siempre considera como aditivos las enzimas, los saborizantes y los aromatizantes. Así, un alimento sin aditivos puede seguir conteniendo sustancias añadidas, como lactasa (un tipo de enzima), alcohol (como aroma) o vitaminas con finalidades nutritivas.

La clasificación europea de agentes de mejora de los alimentos se divide de la siguiente manera:

  • AditivosSustancias naturales o artificiales que se añaden a un alimento para modificar sus propiedades. (Lista completa)
  • EnzimasProteínas derivadas de procesos bioquímicos naturales. Se extraen de plantas, animales o hongos. Se aplican en alimentos derivados de la fermentación (vinos, cerveza, quesos) y zumos. A nivel europeo no existe una lista definida, así que se aplican las regulaciones de los estados miembros. (Lista orientativa)
  • Disolventes de extracción: Cualquier producto disolvente usado en la extracción de las materias primas de un alimento. Es una categoría distinta a las anteriores dado que no se entiende como un producto añadido intencionadamente, si no como un resto derivado de los procesos de elaboración (Lista completa)

La normativa sobre agentes de mejora de los alimentos se aplica a nivel comunitario, y es un ámbito minuciosamente regulado. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria se encarga de establecer las normas de etiquetado y de ella depende el Comité de aditivos alimentarios y fuentes de nutrientes añadidos a los alimentos (ANS, por sus siglas en inglés). Este comité establece qué substancias se pueden utilizar y evalúa los efectos sobre el cuerpo humano a partir de estudios científicos.

La Autoridad europea de seguridad alimentaria establece qué sustancias son adecuadas para el consumo. / Axio

La Autoridad europea de seguridad alimentaria establece qué sustancias son adecuadas para el consumo. / Axio

 

El Número E

Según la normativa europea, todos los agentes de mejora de los alimentos deben estar indicados en las etiquetas, ya sea por su nombre (por ejemplo, ácido cítrico) y/o por su Código E (E-330). En principio, todos los componentes con Código E son aptos para el consumo humano, aunque algunos pueden ser más perjudiciales que otros, especialmente si los ingerimos en grandes cantidades.

Los Códigos E están divididos en nueve categorías, en función de sus propiedades. Hasta el código E–699 encontramos bastantes compuestos naturales. A partir de la categoría E–700 la mayoría son elementos artificiales.

La Autoridad de Seguridad Alimentaria dispone de un buscador (en inglés) para encontrar la equivalencia de cada uno de ellos.

El vino, como otras bebidas alcohólicas, puede contener enzimas o aditivos. / Jeff Kubina

El vino, como otras bebidas alcohólicas, puede contener enzimas o aditivos. / Jeff Kubina

La lista de Códigos E no está cerrada y, de hecho, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria tiene procedimientos para incluir (o excluir) componentes en base a nuevas evidencias científicas.

Actualmente, la ANS está llevando a cabo un proceso de revisión de los agentes de mejora de los alimentos que debería estar listo en el 2020. Esta normativa establece una reevaluación de todos los complementos aprobados antes de 2009 para verificar su adecuación alimentaria. Este año la agencia prevé pronunciarse sobre 40 sustancias.

La industria alimentaria es un negocio con intereses millonarios, que actúa como grupo de presión en Bruselas y también quiere influir sobre la lista de aditivos permitidos en los alimentos. La Comisión Europea remarca que los procedimientos para elaborar la lista son puramente científicos, pero el hecho es que buena parte de los consumidores aún desconoce el significado de los Números E.

Con todo, la lista es pública y puede servirnos para entender un poco mejor lo que comemos.

Este es un resumen:

  • 100–199: Colorantes

100–109: Amarillos.

110–119: Naranjas.

120–129: Rojos.

130–139: Azules.

140–149: Verdes.

150–159: Marrones y negros.

160–199: Dorados.

 

  • 200–299: Conservantes
200–209: Sorbatos.
210–219: Benzoatos.
220–229: Sulfitos.
230–239: Fenoles y metanoatos.
240–259: Nitratos.
260–269: Acetatos.
270–279: Lactatos.
280–289: Propionatos.
290–299: Otros.

 

  • 300–399: Antioxidantes y reguladores de acidez
300–305: Vitamina C.
306–309: Vitamina E.
310–319: Galato y Eritorbatos.
320–329: Lactatos.
330–339: Citratos y Tartratos.
340–349: Fosfatos.
350–359: Malatos y adipatos.
360:369: Succinatos y fumaratos.
370–399: Otros.

 

  • 400–499: Estabilizadores, espesantes y emulgentes
400–409: Alginatos.
410–419: Gomas naturales.
420–429: Otros agentes naturales.
430–439: Compuestos de polioxitireno.
440–449: Emulsionantes naturales.
450–459: Fosfatos.
460–469: Compuestos de celulosa.
470–489: Ácidos grasos.
490–499: Otros.

 

  • 500–599: Antiaglomerantes y reguladores del PH
500–509: Ácidos minerales.
510–519: Cloruros y sulfatos.
520–529: Sulfatos e hidróxidos.
530–549: Compuestos de Metales alcalinos.
550–559: Silicatos.
570–579: Estearatos y gluconatos.
580–599: Otros.

 

  • 600–699: Intensificadores del sabor
620–629: Glutamatos.
630–639: Inosinatos.
640–649: Otros.

 

  • 700–799: Antibióticos
700–713: Diversos antibióticos.

 

  • 900–999: Otros
900–909: Ceras.
910–919: Glaseados sintéticos.
920–929: Agentes mejorantes de la harina.
930–949: Gases de empaquetado.
950–969: Edulcorantes.
990–999: Agentes espumosos.

 

  • 1100–1599: Otros productos químicos
Productos químicos aprobados que no entran en otras categorías.

 

Portada: Benson Kua

comments

Posted by Josep Andreu Palacios